Recursos para potenciar tu ‘haztitud’ profesional

Comunicación, Formación, Lab Revolución, Marca Personal, TrabajoDeja un comentario

Haztitud

Si hablamos de Orientación y Desarrollo profesional pudiera parecer que se trata de una caja de herramientas a utilizar cuando nos encontramos en situación de desempleo o faltos de proyectos. Pero lo cierto es que esa caja de herramientas puede resultar mucho más efectiva, si asumimos que el desarrollo profesional es más una ‘haztitud’ (ya lo dice @yoriento: la mejor actitud es hacer) que va con nosotros, sea cual sea nuestra situación laboral. Y es que como dice el refrán: ‘Parece que solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena’.

Algunos aspectos que forman parte de esa ‘haztitud’, están incluidos en la siguiente lista:

1. Identifica tu valor y aprende a contárselo a los demás: da igual que tengas 20 años de experiencia profesional si todos ellos se reducen a uno multiplicado por 20. Da igual la cantidad de cursos y de horas de formación que tengas si nunca has aplicado nada de ello en tu desarrollo personal y profesional (¿acaso no van juntos?). Coge papel y lápiz (o Evernote) y anota qué has hecho, cómo aportas valor allá donde vas (y sí, crear buen ambiente en el grupo cuenta como valor añadido); concreta cómo mejoran las cosas cuando tú formas parte de ellas.

2. Muestra y demuestra lo que sabes hacer: por muy bien que cantes, si solo cantas en la ducha, nadie te va a llamar para convertirte en súper estrella de la canción. Elige cuáles de las cosas que has hecho te representan mejor y luego compártelas en un formato (imágenes, presentaciones, vídeos, recomendaciones de otros, enlaces Web…) en el que quede claro que no eres bueno porque tú lo digas, sino que ofreces pruebas suficientes para que los demás comprueben que efectivamente lo eres.

3. Si abres perfiles sociales, aliméntalos y mantenlos actualizados: ¿Te acuerdas del perfil que abriste en Infojobs hace diez años? Nos alegramos de que tengas trabajo, pero si alguien piensa en ti para ofrecerte un proyecto diferente y te busca, queda un poco raro que entre los primeros resultados aparezca ese perfil antiguo, donde además de aparecer la foto de tu primera comunión, falta por incluir toda la experiencia que has acumulado en la última década. Es importante hacer Egosurfing de cuando en cuando y ver qué información arroja Google sobre nosotros para, si es caso, eliminar o modificar aquello que ya no nos representa.

4. Mantente formado e informado: más allá de los estudios que tengas o el máster de rigor, piensa en qué otras áreas puedes o quieres formarte, para mantener tu perfil al día y continuar estando en el mercado. Tener trabajo es fantástico, pero nunca sabes cuándo puede cambiar tu situación y conocer qué nuevas competencias se están demandando es importante para que puedas incorporarlas a tiempo.

5. Haz algo más: Vale, tienes un trabajo que se lleva la mayor parte de tu tiempo, pero ¿en qué otros proyectos puedes aportar algo de lo que sabes? Quizá puedas impartir alguna formación puntual, ser ponente en alguna mesa o jornada que tenga que ver con tu ámbito profesional, colaborar con alguna entidad deportiva o de voluntariado…

6. Relaciónate con personas de tu sector, más allá de tus compañeros de trabajo. Mejor dicho, relaciónate con todo tipo de personas. Los contactos (los de verdad, esos en los que construyes una relación más o menos profunda pero de colaboración mutua) son la clave del desarrollo personal y profesional. Cada conversación esconde una oportunidad, aprovéchala.

7. Revisa tus objetivos profesionales: Quizá estés a gusto en tu momento actual, pero por suerte, somos cambio. Piensa en qué quieres, revisa de cuándo en cuándo qué más te apetece incorporar a tu desarrollo, de manera que, llegado el caso, no tengas más remedio que quedarte con lo que otros no quieren.

8. Contagia esa ‘haztitud’ a los miembros de tu equipo, empresa u organización: rodéate de gente que hace y quiere seguir haciendo. Es la mejor garantía de desarrollo de cualquier proyecto.

9. Lleva un seguimiento de las acciones que forman parte de tu plan de desarrollo profesional: así evitarás repetir pasos que no te han funcionado, ver cuáles sí y detectar qué otros te quedan por dar.

10. Mantén actualizado tu CV y llévalo contigo: el móvil sirve para algo más que para aborrecer los grupos de Whatsapp. Que tengas trabajo no significa que sea eterno o que tú quieras permanecer eternamente haciendo lo mismo. Nunca sabes dónde ni cuándo está esperándote esa oportunidad maravillosa. Si la pierdes, que no sea por ti.

Y tú, ¿cómo vas de ‘haztitud’? ¿Añadirías alguna cosa más?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *