¿Freelance?  Diez errores de marca personal que obstaculizan la llegada de más clientes

Comunicación, Formación, Lab Revolución, Marca Personal, TrabajoDeja un comentario

freelance--

El mercado son conversaciones. Internet nos da la posibilidad de mantenerlas, de acceder a cualquier persona con la que podamos y queramos establecer sinergias profesionales.

Esta forma de crear relaciones profesionales, unida al cambio de paradigma laboral (ya no se accede al empleo igual que antes, ni se recluta igual que antes), ha llevado a muchas personas a crear su propio empleo, utilizando las herramientas digitales como principal soporte para dar visibilidad a su mensaje profesional.

Internet también es el padre del Do It Yourself , sobre todo cuando estás empezando y los recursos económicos no se cuentan entre tus principales fortalezas. Has echado un vistazo a lo que se cuece por la red, y sabes que para vender tus servicios, tener un blog o una página Web personal, es clave. Y allá que te lanzas: reservas un dominio, eliges (después de haberte pasado horas, días, semanas  buscando entre los temas gratuitos de WordPress y en páginas como Themeforest o Elegant Themes) una plantilla con un diseño que te gusta y te pones manos a la obra.

En ese momento, te das cuenta de que el ‘Hazlo tú mismo’ tiene algo de trampa y que no es todo tan sencillo como pintan los tutoriales (sobre todo  en cuestiones de apariencia y diseño de la página). Pero, llegados a este punto, toca tirar para adelante y contarle al mundo quién eres, cómo trabajas y qué puedes hacer por tus clientes.

Personalizar tu sitio Web es importante y, como mínimo, vas a necesitar dedicarle tiempo antes, durante y después de ponerlo en marcha.

Antes: porque es necesario pensar en la estructura y tipo de contenidos que vas a incluir en tu página (Bio – Quién soy; Servicios – Qué hago; Clientes – ¿A quién le sirve lo que yo hago?; Blog – Contenido que otorga valor añadido y que te posiciona como experto en tu campo profesional; Contacto – ¿Cómo puedes contratar mis servicios o consultarme alguna cuestión?)

Durante: porque redactar textos atractivos y que transmitan la imagen y el mensaje profesional que quieres transmitir requiere reflexión, mimo, cuidado y corrección ortográfica. Pero también idear cuál es el contenido gráfico que debe acompañar y hacer más atractivo ese contenido textual.

Después: porque tu página está viva, o debería estarlo. Y dejarla estática la convierte en un fósil, algo que por extensión, contagia a tu perfil profesional.

Dicho esto y sabiendo que has puesto alma, corazón y vida en la creación y publicación de tu espacio Web, al menos…

No cometas estos 10 errores que pueden convertir tu página en un espanta clientes potenciales, en vez de ser un poderoso imán para atraerlos:

10 errores en tu web, que espantan a los clientes

10 errores en tu web, que espantan a los clientes

  1. Bio: No hables en 3ª persona. Es tu página y es tu proyecto. Habla de ti, de lo que sabes hacer. Hablar en tercera persona sobre ti mismo, canta a autobombo y además te aleja de tus potenciales clientes.
  1. Equipo: No digas ‘nosotros’, si no hay nadie en el equipo, además de ti. Puede sonar prepotente y falso. Es clave generar confianza entre tus actuales y potenciales clientes. Una cosa es que no quieras parecer el hombre o mujer orquesta y otra que arruines tu profesionalidad, escondiéndola bajo falsas apariencias. Seguramente conozcas a un montón de profesionales dispuestos a colaborar contigo en proyectos que lo requieran. Explícalo así. De ese modo estarás lanzando el mensaje de que puedes afrontar proyectos importantes y de que tienes una sólida red de contactos profesionales. Recuerda: CONFIANZA.
  1. Servicios: El que mucho abarca, poco aprieta. Si dices que sabes hacer de todo, acabarás transmitiendo justo lo contrario: que no tienes verdadera experiencia en nada concreto. También que lo único que te importa es facturar, uno de los argumentos espanta clientes por excelencia.
  1. Foto de perfil: Este punto es delicado. Tu imagen tiene que aparecer, tus clientes quieren ponerte cara, porque el trabajo no se lo va a hacer tu Web, se lo vas a hacer tú. Ahora, independientemente de que te encuentres ideal en ese selfie en el que sales poniendo morritos y mirando al infinito, pasa por encima de tu ego y busca quién te retrate con un resultado profesional. Sonrisa, mirada a cámara y naturalidad. Olvida las poses y el aire interesante. Y sobre todo, elige una foto que te sirva para el resto de los perfiles sociales que tengas abiertos (LinkedIn, Twitter, Facebook, Aboout me…)
  1. Actualización: Tienes blog y te has abierto cuenta en 7 redes sociales. ¿Para qué? ¿Cómo las estás utilizando? ¿Cómo crees que benefician a tu marca y a tu proyección profesional? ¿Cada cuánto y con qué contenido los actualizas? Cada red tiene su propio estilo de comunicación. Te compensa escoger dos o tres (como mucho) y planificar el modo en que vas a alimentarlas para que contribuyan a visibilizar lo que haces y te acerquen a tus clientes.
  1. Personalización: Tu Web es tuya, haz que transpire tu mensaje profesional, de una manera personal. Personaliza tu Web y si no sabes, dedícale más tiempo o busca quién te ayude para darle la forma que deseas. A veces, vale más invertir algo de dinero en conseguir un resultado profesional, en vez de malgastar un montón de tiempo que podrías estar dedicando a mejorar tu negocio, para obtener un resultado cutrillo.
  1. Interactúa (da a entender que no eres de cartón-piedra). ¿Para qué te has creado una Web? Seas freelance o tengas otro modelo de negocio, la relación con el cliente no se acaba cuando acabas el proyecto. Mímale, fidelízale, haz que hable bien de ti, para que otras personas quieran formar parte de tu comunidad.
  1. Estructura: Estructura los contenidos y procura que sean coherentes con la imagen que deseas proyectar. Si el usuario se pierde en tu página, no seguirá leyendo. No mezcles contenidos. Una estructura limpia y clara, hará lo mismo con tu mensaje: transmitir limpieza y claridad.
  1. Ortografía: aunque no te lo creas, para muchas personas leer un texto con faltas de ortografía es razón más que suficiente para arruinar la imagen que puedan tener de ti. Transmite desinterés y desconocimiento. Antes de publicar algo, revísalo y si no estás seguro, consúltalo. Hay un montón de páginas (http://www.rae.es/ , http://www.fundeu.es/ , etc.) que pueden servirte de guía. A largo plazo, practicar el hábito de la lectura es la mejor arma para escribir con corrección y transmitir tu mensaje de manera eficaz.
  1. Autobombo: No busques impresionar, sino comunicar. No se trata de aparentar ser una súper empresa, sino de demostrar que eres un súper profesional.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *