Marca personal para todos

Comunicación, Formación, Lab Revolución, Marca Personal, TrabajoDeja un comentario

marca personal para todos

Muchos de los posts, artículos, talleres… que hacen referencia a la construcción de la marca personal  están orientados al uso de herramientas digitales (blog, rede sociales, Web personal, etc.). Puede que estemos en la era digital, pero ¿qué valor aporta, así de primeras, a un soldador electromecánico abrirse un perfil en LinkedIn o crear un blog?

En Lab Revolución tenemos muy claro que lo que sirve para uno, no necesariamente sirve para todos, y si bien es cierto que las herramientas digitales han dejado de ser un accesorio para convertirse en un canal de reclutamiento importante, también lo es el hecho de que existen muchísimos profesionales de sectores muy diversos, cuya estrategia de marca personal no pasa necesariamente por ser activos en redes sociales.

¿Esto implica que la marca personal está reservada a un tipo específico de profesionales? No. Es importante recordar que la clave de cualquier marca personal es la persona. Ella es la que definirá, previa dosis de autoconocimiento, sentido común y análisis del mercado, qué herramientas se adaptan mejor a la comunicación de su mensaje profesional.

El tablón de anuncios del supermercado puede ser mucho más efectivo para según qué profesionales, que abrirse un perfil escuálido e ineficaz en cualquier red social (por mucho poder de conexión que esta tenga).

Otra cuestión es que para saber qué herramientas se adaptan a lo que necesito para hacerme profesionalmente visible, deba conocer cuáles existen, seleccionar las que a mí me sirven y adaptar su uso a una comunicación eficaz sobre mi valía profesional.

Pero lo fundamental es tomar conciencia de la necesidad de aprender a ‘contarse’, y eso sirve lo mismo para un barrendero que para un neurocientífico. Porque lo que no se dice no existe y ya de decirlo, al menos decirlo bien, de manera que se entere quien te necesita y está dispuesto a pagarte por lo que puedes hacer por él.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *